El arte mudéjar en Cuba

El arte mudéjar
El arte mudéjar

Particularidades del arte mudéjar en Cuba

El arte mudéjar surge como resultado de la fusión entre el estilo románico y elementos propios de la cultura árabe. Este estilo arquitectónico nace en Granada, Andalucía y en otras regiones al sur de España. Su llegada a la isla se produce en el siglo XVI y evoluciona hasta el XVII. Se caracteriza fundamentalmente por el uso de muros de cargas reforzados con contrafuertes y pilastras, el empleo de arcos de medio punto, ojival y de herradura o lobulado y techos a dos aguas sostenidos por alfarjes muchas veces decorados, que se apoyan sobre los muros y en este punto rematados por sardinetes.

Principales representaciones del arte mudéjar en Cuba

En Cuba el arte mudéjar asume fachadas más abiertas que en España, balcones volados, cuartos esquineros, grandes portones y ventanas enmarcadas por jambas que inicialmente fueron pintadas en las paredes y posteriormente diseñadas a relieve y con molduras. Se superpone al arco ojival con el de herradura y se conjugan con los de medio punto que sostienen los corredores del patio interior. Se decoran los espacios con profusión de elementos de cerámica en paredes y pisos. Las cenefas pasaron de ser pintadas a ser elaboradas con piezas de cerámica vitrificada. El patio interior se convierte en un oasis de frescura y espiritualidad conjugándose las flores, las plantas, las fuentes, el pozo con su decorado brocal y los bancos donde las señoras hacían tertulias. Inicialmente se desarrolló el esquema funcional de vivienda de una sola planta con patio interior, que funge como pulmón de la edificación y permite aliviar el rigor del clima. Posteriormente surge el entresuelo y la segunda planta y se mantuvo el patio interior pero ahora rodeado de galerías en diferentes niveles. En Cuba se desarrolló además la solución de cubierta a dos aguas que facilita la recolección de las aguas pluviales en los aljibes interiores. Las técnicas constructivas se adaptaron a los materiales de la región, generalmente se usaron la piedra, el barro y la madera.

El arte mudéjar y sus exponentes

Dentro del arte mudéjar podemos encontrar ejemplos de la arquitectura militar, doméstica, religiosa y civil. Los ejemplos más significativos de construcciones militares son el Castillo de la Real Fuerza, el Castillo de San Salvador de la Punta y el Castillo de Los Tres Reyes del Morro. A partir de 1646 se construyen los torreones de Cojímar, La Chorrera y el de San Lázaro. El sistema defensivo se completaría en el siglo XVIII con la construcción de la fortaleza de San Carlos de la Cabaña y los castillos de Ataré y el Príncipe, así como otras obras de menor envergadura. Por otra parte la muralla de la ciudad y las iglesias del Espíritu Santo y el Cristo del Buen Viaje son fieles testimonios de la arquitectura civil y religiosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.