El Capitolio de La Habana

Capitolio de La Habana
Capitolio de La Habana

La historia y el Capitolio de La Habana

El Capitolio de La Habana es un edificio que fue encargado por el presidente cubano Gerardo Machado y construido bajo la dirección del arquitecto cubano Eugenio Raynieri Piedra. Este inmueble fue destinado para acoger las dos cámaras del Congreso de la República de Cuba y la fecha exacta de su inauguración tuvo lugar el 20 de mayo de 1929, Día de la Independencia. Su singular ubicación en la capital de la isla, entre las calles Prado, Dragones, Industria y San José le confieren el origen kilométrico de la red de carreteras que se extienden a lo largo y ancho del país. Este edificio tuvo diversas funciones en correspondencia con la situación política y social del país. Luego del triunfo revolucionario de 1959, cuando fue disuelto el Congreso, el Capitolio fue transformado en la sede del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y de la Academia de Ciencias de Cuba. Dichas instituciones se mantuvieron hasta el año 2013 en que tuvieron que abandonar el inmueble, pues a partir de esta fecha se comenzaron a realizar labores constructivas y de restauración, lideradas por la Oficina del Historiador de la Ciudad, con el objetivo de posibilitar que en la actualidad este representativo edificio se convierta en la sede del Parlamento Cubano.

El Capitolio de La Habana y su estructura constructiva

Este emblemático inmueble de la arquitectura habanera fue inspirado en su homólogo de los Estados Unidos y presenta una fachada con columnas de estilo neoclásico y una cúpula que se levanta hasta los 91,73 m de altura, la cual fue en su momento la quinta más alta del mundo con un diámetro de 32 m. El Capitolio de La Habana ocupa un área total de 43.418 m², de los cuales, 13.484 corresponden al edificio. Construido a partir de una estructura metálica y con una longitud total de 207,44 m, el Capitolio se armó a partir de un cuerpo central compuesto por una escalinata monumental de casi 36 m de ancho por 28 m de largo y con un total de 55 peldaños interrumpidos por tres descansos intermedios. A ambos lados del desembarco de la gran escalera se encuentran dos esculturas en bronce: La Virtud Tutelar del Pueblo y El Trabajo, de unos 6,50 m de altura cada una y las cuales fueron realizadas por el artista italiano Angelo Zanelli. El pórtico central tiene 36m de ancho y 16m de alto y está sostenido por 12 columnas jónicas elaboradas en granito. En esta área se ubican las tres puertas principales de acceso al edificio, con 7,70 metros de alto y 2,35 de ancho, y un grupo de bajorrelieves de mármol elaborados por el mismo artista italiano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.