Film Rancheador

Film Rancheador
Film Rancheador

Film Rancheador. Ficha técnica.

Año: 1976
Duración: 76 minutos.
Productora: Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos ICAIC
Guión: Sergio Giral y Jorge Sotolongo
Dirección: Sergio Giral
Producción General: Sergio San Pedro
Dirección de Fotografía: Raúl Rodríguez
Montaje o Edición: Nelson Rodríguez
Sonido: Germinal Hernández

Intérpretes del Film Rancheador:

Reynaldo Miravalles, Adolfo Llauradó, Samuel Claxton, Omar Valdés, Salvador Wood, Carlos Bermúdez, Adela Legrá.
Basado en Diario de un Rancheador, obra del escritor cubano Cirilo Villaverde

Film Rancheador. Sinopsis.

El rancheador era un mercenario al servicio de los esclavistas para capturar a los negros esclavos en fuga y devolverlos a sus amos. Francisco Estévez no se detiene ante nada y reprime incluso a los campesinos blancos, pero su meta es Melchora, la incapturable líder de los negros fugados.

Film Rancheador. Premios.

Premio al mejor director; Premio al mejor filme de ficción. Festival Internacional de Cine de Jamaica. Kingston, Jamaica. 1977.
Premio al mejor actor de reparto a Adolfo Llauradó; Premio Derechos Humanos del Comité Nacional de Defensa de la Soberanía y la Paz. Festival Internacional de Cine. Ciudad de Panamá, Panamá. 1977.
Mención Especial. Festival Cinematográfico de los Trabajadores. Checoslovaquia. 1978.
Distinción del Comité Organizador del Festival Internacional de Cine de Tashkent. URSS. 1978.

Film Rancheador. Contexto.

Como reflejo de la violencia extrema instituida por el sistema esclavista y del carácter represivo del régimen colonial, ha quedado en la historia de Cuba, la figura del rancheador. Oficio desempeñado por individuos dispuestos a ejecutarlo que fuese necesario, para capturar a los esclavos convertidos en cimarrones, auxiliados por perros entrenados, de una ferocidad semejante a la de sus amos, penetraban en el monte cubano tras los hombres que elegían el camino de la libertad, aún a riesgo de morir despedazados.

Film Rancheador. Información general.

“Diario de un rancheador”, de Cirilo Villaverde, una de las novelas ochocentistas estudiadas por el director Sergio Giral en el proceso de prefilmación de su ópera prima en el largometraje de ficción, originó “Rancheador” (1976), segunda parte de lo que devino una trilogía, después del filme “El otro Francisco”.
En el Film Rancheador a Giral le interesaron los puntos de contacto del trágico personaje central del mercenario contratado para capturar a los esclavos fugitivos en el siglo XIX con la realidad latinoamericana del siglo XX.
El novelista transcribió literariamente el auténtico diario de Francisco Estévez, uno de los más sanguinarios y ambiciosos de estos represores, quien no solo persigue a los cimarrones establecidos en palenques. El poder manipula a sus esbirros para reprimir los brotes de rebeldía y ansias de libertad de cualquier oprimido, sea blanco o negro, libre o esclavo.
En su ciego empecinamiento por localizar a La Melchora, un símbolo de la libertad misma, el rancheador comete toda clase de desmanes que contravienen la voluntad de la clase que lo sostiene; esta termina por retirarle el apoyo y lo entrega a merced de su propio destino.
Los guionistas, Jorge Sotolongo y el propio Giral, nutrieron la adaptación cinematográfica con personajes como Lucas Villegas, el hacendado criollo, el capitán Infante, representante del poder colonial, y Morales, el campesino pobre, cuya presencia permite una visión más representativa del período y del contexto rural donde transcurre.
Fueron introducidos también varios hechos de ficción, “pero guardando siempre un compromiso de fidelidad histórica a las características del comportamiento económico, social y político de la época y los hombres” que abordaron, de acuerdo a sus palabras.
No obstante la continuidad temática y desarrollarse ambas en un mismo período histórico, se advierten diferencias estilísticas entre Rancheador y su predecesora. El empleo de los recursos expresivos del cine documental como distanciamiento en aquella cedió su paso a la propuesta de acercarse más a los personajes y descubrir sus conductas individuales.
La vigencia del asunto en ambos filmes responde, según Giral, a que “un tema histórico refleja y denuncia también un presente, y a través del neocolonialismo, al imperialismo y sus servidores e intermediarios”. A diferencia de la anterior, uno de los aciertos de Rancheador, de mayor acabado, es propiciar un amplio contacto con el público.
Cierra este tríptico y esta línea temática en el cine cubano –si bien Tomás Gutiérrez Alea contribuyera magistralmente con La última cena (1976)– “Maluala” (1979), sobre la lucha de los palenques y su resistencia heroica contra quienes intentaban exterminarlos.
Frente a esta trilogía, única sobre el tema en el cine iberoamericano, resumió su creador Sergio Giral: “Sentí el compromiso personal de rescatar la imagen del negro en la historia de mi país, en mi cultura. Ese compromiso se convirtió en una necesidad de expresar mis sentimientos en términos estéticos determinados. Considero que tanto en el caso de Cuba como en el de otros países de América Latina y el Caribe donde exista una historia negra, los artistas tienen esa responsabilidad”.

1 Comentario

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.