La Fortaleza de San Carlos de la Cabaña

La Fortaleza de San Carlos de la Cabaña
La Fortaleza de San Carlos de la Cabaña

Particularidades de la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña

La Fortaleza de San Carlos de la Cabaña se erige como un complejo militar que se encuentra situado en la entrada de la Bahía de La Habana, el cual junto a la fortaleza de San Salvador de La Punta, el Castillo de la Real Fuerza y el Castillo del Morro defendían a la capital de la isla de ataques enemigos o piratas. Comenzó a construirse en 1763 bajo la dirección del ingeniero militar Silvestre Abarca y recibió su nombre en honor al rey Carlos III. Su labor constructiva concluyó en 1774 y fue necesaria su edificación en esa zona porque los ingleses se sirvieron de esa privilegiada posición para derrotar a las defensas de la ciudad cuando invadieron La Habana. La restituyeron junto con la ciudad en 1763 a cambio de La Florida. A las 9 de la noche se realiza diariamente un disparo de cañón, el cual continúa con la tradición de tiempos coloniales para indicar la hora exacta del cierre de las murallas de la ciudad. Durante las luchas independentistas del siglo XIX muchos héroes cubanos, entre ellos José Martí, fueron prisioneros de sus rejas y muchos también fueron ejecutados en el Foso de los Laureles.

La Fortaleza de San Carlos de la Cabaña y su historia

La Fortaleza de San Carlos de la Cabaña comenzó a construirse inmediatamente después de que España logró recuperar La Habana de la toma de los ingleses. Para la construcción de este complejo militar se aplicaron los conceptos más avanzados de la ingeniería militar del siglo XVIII, el cual llegó a convertirse en el mayor de la isla y de América. Poseía una capacidad militar muy grande y su armamento era muy eficiente. Se estima que para 1859 contaba con 120 cañones y obuses de bronce de diferentes calibres. En 1863 el equipamiento militar llegó a alcanzar las 245 piezas de artillería, además de otras armas ligeras de corto alcance. Desde su construcción la Cabaña albergó a las tropas del ejército español en Cuba y durante las guerras de independencia sirvió de prisión y su foso fue sitio para fusilamientos. En el siglo XX cumplió funciones de almacén, alojamiento de tropas y prisión. Al triunfar la Revolución fue ocupada por Ernesto Guevara, el cual radicó allí su comandancia. En 1986 se iniciaron trabajos de restauración de la fortificación y persiguiendo el firme objetivo de crear el Parque Histórico Militar Morro Cabaña trabajaron de forma coordinada el Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y la Oficina del Historiador de la Ciudad. En 1992 luego de concluida la restauración, se abrieron el Museo de Armas, el Museo de la Comandancia del Che y un Museo Monográfico que describe la historia de la fortaleza. Actualmente en sus espacios se desarrollan eventos culturales tales como la Bienal de La Habana y la Feria Internacional del Libro.

La arquitectura de la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña

La Fortaleza de San Carlos de la Cabaña posee un cuerpo principal compuesto por dos semibaluartes extremos: el de San Francisco y el de San Lorenzo y un baluarte central – el de San Ambrosio –, unidos por cortinas hacia tierra. Hacia el puerto presenta una maciza escarpa y por tierra lo rodea un colosal foso con dos lunetos y dos tenazas. La portada exhibe un vano en forma de arco tapiado a partir de su arranque y enmarcado por columnas adosadas que sostienen un entablamento decorado con mascarones. En su interior podemos encontrar a escala monumental la plaza de armas, los cuarteles, las rampas y las calles de circulación para las tropas. En un extremo del cuartel occidental está ubicada la capilla, la cual posee una elegante portada que contrasta con los muros desnudos del conjunto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.