La música cubana

La música cubana
La música cubana

El proceso de formación de la música cubana

La música cubana puede ser entendida como el conjunto de ritmos y melodías formados a partir de la feliz fusión establecida entre las diversas expresiones sonoras españolas, africanas y aborígenes y en menor medida, una cierta influencia asiática. La presencia de este último elemento puede notarse en el uso de la corneta china – tan usada en la conga de los carnavales –, instrumento que se introdujo con la llegada de los primeros inmigrantes chinos a la isla. La música cubana, como cualquier proceso cultural en su etapa de gestación transitó por varias etapas, las cuales comenzaron con los rituales de los primeros pobladores y se mantienen hasta la actualidad. Abarca de forma significativa el siglo XV hasta finales del siglo XIX, momento en que se debe destacar el papel de la cultura española y la africana, las primeras festividades y representaciones teatrales, los primeros centros de estudios musicales, la presencia de la mujer en esta manifestación, las figuras representativas, la evolución de los instrumentos, el surgimiento del Himno Nacional de Cuba, la inclinación patriótica de los músicos populares y la vinculación con los sucesos políticos y sociales acontecidos a lo largo de la historia. Una mínima influencia francesa – consistente en modelos basados en las danzas de Rameau – apareció en Santiago de Cuba trasladada a la isla por esclavos haitianos y por terratenientes franceses que habían huido a la parte oriental de Cuba tras las insurrecciones en Haití. No obstante, esta débil influencia pronto se diluyó y despareció sin dejar casi huella. La riqueza fenomenal del folklore español, mezclada con el vigor de la música africana, creó velozmente una exhuberante y explosiva urdimbre musical.

Algunas particularidades de la música cubana

Según el origen de las influencias en la música cubana podríamos hacer una división fundamental entre la música euro-cubana y la afro-cubana. A partir de estas dos clasificaciones y de la muy extensa derivación de ambas con sus variadas manifestaciones populares a través de los años, es que la música de Cuba ha sido siempre reconocida a través del mundo y por muchas generaciones. Cualquier clasificación que se pretenda hacer de la música cubana dependerá más bien del grado de mezcla entre las influencias europeas y africanas que se descubran en ella. En realidad la música cubana es el rico y complejo resultado de la fusión creativa de estas dos fuentes, al que se ha adicionado históricamente la influencia de las más diversas culturas y tendencias musicales. En la música cubana se evidencia una amplia gama de géneros, variantes y estilos que abarcan desde sus nebulosos orígenes hasta el reconocimiento universal de que goza hoy en día. Su origen es muy diverso, debido a que en su integración participaron tanto las etnias indocubanas como las españolas, ejerciendo estas últimas una mayor influencia, pues durante el período de la colonización ocurre un proceso de sincretismo cultural muy significativo como resultado del fenómeno de poblamiento necesario para el desarrollo político, económico y social del “Nuevo mundo”. A partir de este choque de culturas y con la inclusión de pobladores de otros territorios, fundamentalmente de los esclavos africanos, se fraguan naciones que aportarán posteriormente la nueva herencia cultural cargada de un híbrido de razas, religiones, idiomas y nuevas tendencias musicales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.