La toma a Radio Reloj

La toma a Radio Reloj
La toma a Radio Reloj

Datos generales de los hechos de la toma a Radio Reloj

Apenas eran las tres y veintiuno de la tarde cuando del 13 de marzo de 1957 se dejaron escuchar en toda Cuba estas palabras: “Radio Reloj reportando, Radio Reloj reportando. Atacado el Palacio Presidencial”. Quien hablaba en aquel entonces era el joven universitario José Antonio Echeverría Bianchi, el cual encabezando un grupo de jóvenes del Directorio Revolucionario ocupó la cabina de la emisora Radio Reloj y entregó a los locutores varios despachos, en donde se informaba del ataque al Palacio Presidencial y de un supuesto parte emitido por oficiales y clases que habrían tomado el mando del Ejército, luego de destituir a altos jefes y oficiales del tirano Batista. Según el plan elaborado debían producirse simultáneamente, el ataque a Palacio Presidencial y la toma a Radio Reloj. La planta de Radio Reloj era una emisora pirateada por diversas cadenas nacionales y en cuanto se divulgara la noticia, los demás medios de prensa la copiarían.

La toma a Radio Reloj y sus particularidades

Cuando finalizó el boletín, uno de los locutores anunció que el líder de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU), ofrecería una alocución al pueblo de Cuba. De forma inmediata, José Antonio comenzó su apasionado discurso, el cual en la actualidad aún hoy emociona a los cubanos: “Pueblo de Cuba, en estos momentos acaba de ser ajusticiado revolucionariamente el dictador Fulgencio Batista. En su propia madriguera del Palacio Presidencial el pueblo de Cuba ha ido a ajustarle las cuentas…” Unos segundos después la alocución quedó cortada cuando el líder estudiantil repetía sus palabras, justo en el mismo momento en que un empleado que se encargaba de las transmisiones, en otro lugar, sacó del aire la emisora. Una vez que al dirigente estudiantil le informaron que estaban fuera del aire, en su escapada, efectuó unos disparos sobre el máster de la CMQ. Una vez cumplida su misión, José Antonio y sus compañeros se dirigieron a la Universidad. Cuando se encontraba cerca de la misma, el auto donde viajaba se enfrentó a una patrulla de la policía y se produjo un intercambio de tiros en el cual cayó el joven acribillado a balazos y a unos escasos pasos de su querido centro de estudios. A pesar de no haber podido lograr su objetivo, la toma a Radio Reloj y las acciones del 13 de marzo demostraron que el pueblo cubano se encontraba dispuesto a luchar contra Batista con todas sus fuerzas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.