Majá de Santa María

Majá de Santa María
Majá de Santa María

Majá de Santa María. Información general.

Otros nombres: Boa cubana
Nombre científico: Epicrates angulifer
Reino: Animalia Filo: Chordata
Clase: Sauropsida
Orden: Squamata
Familia: Boidae
Género: Epicrates
Especie: Epicrates angulifer
El majá de Santa María (Epicrates angulifer) es el mayor ofidio de Cuba y constituye una variedad endémica de la isla. Perteneciente a la familia de las boas, tiene un color amarillo dorado, jaspeado de gris oscuro.
El majá de Santa María alcanza hasta cinco metros de longitud, no es venenoso, es inofensivo. Los dientes del maxilar anterior son muy grandes, las placas ventrales de la cola no están divididas. Es un gran depredador de ratas y ratones, por lo que resulta beneficioso para el campesinado cubano y la economía rural.
Las leyendas populares sobre diferentes aspectos de su agresividad y preferencias alimentarias no tienen fundamento científico. Se encuentra distribuido por todo el país y en las zonas costeras, fundamentalmente en los cayos de las provincias centrales.

Majá de Santa María. Estado de conservación.

Especie clasificada como de NT (Riesgo bajo), pero cerca de calificar para Vulnerable (VU), en la IUCN Lista Roja de Especies Amenazadas.

Majá de Santa María. Alimentación.

Al igual que otras boas es una magnífica cazadora. Estrangula a su víctima con sus potentes músculos, típicos. Luego la traga desmontando su mandíbula y sin masticarla. Es digerida luego de mucho tiempo. La boa cubana una especie ovovivípara por lo que no pone huevos sino que pare crías perfectamente formadas, réplicas de los ejemplares adultos.

Majá de Santa María. Curiosidad.

El 4 de enero de 2007, el periódico cubano Juventud Rebelde publicó el artículo. El singular hallazgo de un ejemplar de majá de Santa María con dos cabezas vitales que rompió la armonía en el batey Armonía, en Bolondrón, provincia Matanzas, encontrado por Alipio Reyes, trabajador agrícola de la CPA Héroes del Moncada. Según dio a conocer a este diario, el doctor Tomás Ramón Escobar Herrera, entonces director del Parque Zoológico Nacional, se trata de un animal con un solo orificio cloacal y aparentemente un solo sistema digestivo. En esa fecha tenía menos de un año de nacido y evidentemente se alimenta y ha sobrevivido en la naturaleza al período más crítico (primeras semanas de vida). El animal mide unos 60 centímetros de longitud. Aunque ambas cabezas funcionan de manera independiente, la derecha tiene un marcado dominio en el comportamiento del reptil. Tiene gran vitalidad y se desplaza con agilidad. Según el campesino, se alimentaba con ranitas y yema de huevo, toma agua con una cabeza y se alimenta con las dos.

Mitos y leyendas del majá Santa María

• La leyenda popular cuenta que esta serpiente toma leche materna y también dicen que siente predilección por ese olor y ese sabor, pero en realidad el majá no bebe leche en absoluto y solo se alimenta de presas vivas. Su boca no está dispuesta para la succión, ni siquiera para la masticación.
• Otra leyenda cuenta que el majá de Santa María tiene una supuesta capacidad de hipnotizar, pero el majá no posee raciocinio. Tal creencia obedece a que sus grandes ojos redondos carecen de párpados y en esa expresión se apoya semejante mito.
• Otra leyenda cuenta que el majá de Santa María tienen la propiedad de poder unir las partes de su cuerpo, después de haber sido cercenadas completamente por un machetazo. El majá como cualquier otro animal, tiene un esqueleto óseo, cuya estructura no se puede quebrar violentamente.
• Otros mitos cuentan que muchos paleros descendientes directos de las etnias del reino del Manikongo, y de las de origen arará, trabajan con majaes -sustituto cubano de la serpiente- en sus gangas.

Majá de Santa María. Amenazas.

Además de la pérdida de su hábitat natural, es su caza indiscriminada, lo que se hace en parte para utilizar su piel, su carne y su grasa. Igualmente conspira contra su vida el rechazo que existe ante estas especies y el daño que puede ocasionar a las aves de corral, muchas veces exageradamente atribuido al propio majá de Santa María, cuando puede ser obra de otros animales, como la mangosta (mal llamada hurón) o los perros jíbaros.
Majá de Santa María. Beneficios.
El majá de Santa María y el jubo cubano reportan la mayor eliminación de Roedores y otras especies dañinas, superando con creces el daño que puedan ocasionar a las aves de corral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.