El Mural de la Prehistoria

El Mural de la Prehistoria
El Mural de la Prehistoria

Datos generales sobre el Mural de la Prehistoria

Del lado oeste de la cordillera de Guaniguanico en la Sierra de los órganos existe una serie de colinas de laderas verticales y cimas redondas que se denominan mogotes. Estas formaciones naturales salieron del mar hace millones de años y son de piedra caliza. En 1959, el pintor y científico Leovigildo González (discípulo del muralista mexicano Diego Rivera), creó el Mural de la Prehistoria con la ayuda de más de una veintena de campesinos. Está ubicado al oeste, a 4 kilómetros del pueblo de Viñales en el lado del mogote Dos Hermanas. Sujetos por correas de paracaídas para escalar hasta la cumbre del mogote los pintores se dieron a la riesgosa tarea de crear uno de los mayores frescos a cielo abierto del planeta, con 120 metros de altura y 160 de ancho.

El Mural de la Prehistoria y sus particularidades

El Mural de la Prehistoria muestra la evolución de la vida en Cuba en sentido natural. Se encuentra en una pared vertical pintado sobre el mogote llamado Pita, el cual fue limpiado para poder realizar este trabajo. La roca fue lavada y se hicieron drenajes en ella para evitar, en un futuro, la erosión por causa de la lluvia. El Mural de la Prehistoria representa el pasado biogeológico de la región, considerada una de las tierras más antiguas del Caribe. Junto a las figuras humanas que evocan a los aborígenes de esta zona del archipiélago destacan las de grandes mamíferos como el megalocnus rodens (oso gigante ya desaparecido) y los amonites, moluscos de más de 70 millones de años de antigüedad. Muy cerca simulan emerger de las profundidades reptiles marinos mesozoicos, entre otras especies del reino animal que encontraron abrigo en esta demarcación en épocas inmemoriales. A pesar de su buen estado de conservación, expertos retocan algunos segmentos con el fin de prevenir futuros daños y rescatar las llamativas tonalidades de los trazos. En la restauración, se emplean esmaltes resistentes a la erosión y al impacto de los fenómenos atmosféricos, muy frecuentes en este extremo del país. El proceso de restauración del mural dura unos 5 años pues se pinta de nuevo por completo a pincel.

Aspectos relevantes sobre el Mural de la Prehistoria

Hoy en día todos los turistas interesados por la naturaleza y los entornos naturales cubanos hacen su ruta habitual por estos paisajes, los cuales sin dudas ofrecen una impresionante mirada a una cultura ancestral. El Mural de la Prehistoria recibe a más de 4 mil visitantes mensualmente y la oferta gastronómica que allí se ofrece está basada en platos tradicionales, entre los que sobresale el puerco asado a lo Viñales, así como servicios de coctelería y otras bebidas refrescantes. En este centro turístico se pueden realizar actividades recreativas tales como: paseos a caballo, monta de buey amaestrado, caminatas – por el sendero a la cima del mogote que refleja la obra pictórica y desde donde se disfruta una vista del Valle Dos Hermanas – observación de la cosecha y la producción de tabacos y compras en tiendas de souvenirs y de habanos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.