Murciélagos cubanos

Murciélagos cubanos
Murciélagos cubanos

Murciélagos cubanos. Información general.

Reino: Animalia
Filo: Chordata
Clase: Mammalia
Orden: Chiroptera
Familia: Phyllostomidae
Hábitat: Generalmente en cuevas durante el día, porque existe poca circulación de aire
Los murciélagos en Cuba forman el mayor grupo de mamíferos no solamente por el número de especies que presentan, sino por las grandes cantidades de individuos de sus poblaciones. Es también el grupo de mamíferos más diverso desde el punto de vista ecológico.
Gran importancia ecológica para Cuba la tiene la familia de los murciélagos, tanto los insectívoros que sirven de control biológico a la proliferación de insectos, como los frugívoros que diseminan las diferentes especies vegetales. Estos microquirópteros habitan fundamentalmente en las numerosas cavernas o entre el follaje de los árboles y han aprendido a formar colonias en las construcciones (túneles, campanarios, casas abandonadas).
Ocasionalmente este animal puede trasmitir enfermedades al hombre, entre ellas: la histoplasmosis, que se adquiere en algunas cuevas contaminadas con este hongo, y la rabia, la cual puede afectar a ejemplares migratorios.

Murciélagos cubanos. Variedades en Cuba.

El hecho de que los murciélagos permanecen inactivos de día, determina que las personas no tengan la oportunidad tan frecuente como en el caso, por ejemplo, de las aves, de verlos de cerca y observar las diferencias entre una y otra especie. Lo cierto es que en Cuba existen varias especies de murciélagos que presentan entre sí grandes diferencias de tamaño, color, y formas.
Un notable caso que demuestra estas diferencias es el de los murciélagos mariposa y pescador. El primero, que es además el murciélago más pequeño del mundo, apenas alcanza los 2 gramos de peso, mientras que el segundo, el murciélago pescador, uno de los murciélagos más grandes del Nuevo Mundo, puede alcanzar 86 gramos de peso.

Variedad de refugios en Cuba.

Otras variedades que se manifiestan entre las especies de murciélagos cubanos, son las relacionadas con los lugares que seleccionan para refugiarse durante el día que permanecen inactivos, y la variedad de alimentos que consumen.
Una especie de murciélago cubano, conocido popularmente como “murciélago casero”, se ha acostumbrado a vivir en construcciones humanas en todos las ciudades y poblados del país. En tales edificaciones, forma colonias inmensas de miles de individuos. Tal ha sido la adaptación de esta especie a vivir en estos lugares, que ya apenas se le encuentra en la naturaleza, lo que representa una rapidísima especialización teniendo en cuenta que las edificaciones humanas en este hemisferio existen desde hace alrededor de poco más de medio milenio.
Hay especies de murciélagos que viven en el follaje, o huecos en el tronco de los árboles, de forma solitaria o en pequeños grupos; otras, alternan cuevas y árboles, o son exclusivas de cuevas. Existen especies de las que viven en cuevas que, incluso, solo viven en las partes de mayor penumbra.

Alimentación de murciélagos cubanos.

En las especies de murciélagos cubanos pueden distinguirse seis modalidades o patrones de alimentación:
• Polen, 3 especies
• Néctar, 1 especie
• Frutas, 2 especies
• Peces, 1 especie
• Insectos y pequeños vertebrados (1 especie)
• Exclusivamente insectos (18 especies)

Tales comportamientos alimentarios implican que determinadas especies de murciélagos puedan constituirse en Agentes polinizadores y dispersores de semillas; otras, en controladoras de las poblaciones de insectos.

Murciélagos cubanos. Características.

La hembra de la mayoría de las especies de murciélagos cubanos, tiene dos mamas y pare un hijo al año. En otras especies, la hembra, también con dos mamas, puede parir dos veces al año una sola cría. Esta baja tasa de natalidad se corresponde con la baja tasa de mortalidad de los murciélagos, y además, con el hecho de que en relación con su Biomasa, los murciélagos constituyan los mamíferos más longevos del planeta.

Murciélagos cubanos. Comportamiento.

La mayoría de los micromurciélagos son nocturnos. Durante el día descansan en lugares muy variados como cuevas, grietas, agujeros de los árboles, follaje, lugares escondidos debajo de las rocas y edificios. Pueden descansar incluso en sitios expuestos a la intemperie; algunos megamurciélagos se cuelgan cabeza abajo de las ramas de los árboles formando concentraciones enormes de individuos. Los hábitos nocturnos de los murciélagos les proporcionan muchas ventajas ya que apenas tienen competencia por el alimento, la probabilidad de ser atacados es pequeña, y además, su actividad nocturna o crepuscular les protege contra el sobrecalentamiento y la deshidratación; este último punto es de especial importancia para los murciélagos debido a la superficie de la piel tan extensa que poseen en comparación con su tamaño.

Estado de conservación de los murciélagos cubanos.

Varias especies de murciélagos cubanos son vulnerables al impacto de la actividad humana. Una especie se encuentra en peligro crítico de Extinción (murciélago oreja de embudo) pues solo queda una colonia de la misma confinada a una cueva de la Península de Guanahacabibes.

Murciélago mariposa.

Cabe destacar el murciélago mariposa (Natalus lepidus), considerado el más pequeño del mundo, incluido entre las 27 especies que habitan en el territorio cubano. Perteneciente a la familia de los quirópteros, este mamífero es extremadamente pequeño (la hembra es mayor que el macho) y pesa de dos a tres gramos. Sus alas extendidas miden entre 18,6 y 21,3 centímetros. Su origen es antillano.
Posee un hocico ancho y corto sin hojuela nasal Sus extremidades inferiores son algo grandes, la cola es muy larga (2,5-3 centimetros) y su cráneo es alargado, pequeño y delicado. Tiene 38 dientes. Permanece en reposo durante el día y la noche y sale en la tarde hasta que se pone el sol. Vive en recintos cavernarios abrigados, calurosos y húmedos.
Se alimenta de insectos que caza al vuelo. Se le localiza en Consolación del Sur, La Habana, Santa Cruz del Norte, San José de Las Lajas, Cárdenas, Matanzas, Cienfuegos, Trinidad, Gibara, Niquero y en la Isla de la Juventud. De las 27 especies conocidas en Cuba, por lo menos ochos son endémicas y otras de las Antillas en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.