Parque Histórico Militar Morro Cabaña

Parque Histórico Militar Morro Cabaña
el Parque Histórico Militar Morro Cabaña no solo es historia contemplativa sino también partícipe de proyectos culturales e históricos en la actualidad.

El Parque Histórico Militar Morro Cabaña un tesoro de la arquitectura mundial.

Declarado por la UNESCO en 1982 Patrimonio Cultural de la Humanidad, el Parque Histórico Militar Morro Cabaña no solo es historia contemplativa sino también partícipe de proyectos culturales e históricos en la actualidad.

Lo conforman dos fortificaciones el Castillo de los Tres Reyes del Morro y la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña.

Castillo de los Tres Reyes del Morro

El Castillo de los Tres Reyes del Morro es la más representativa de las fortalezas cubanas. Su construcción data de 1630 y es la mayor de las instalaciones militares creadas por España en América. Fue erigido sobre el arrecife y semeja un polígono irregular.

La obra fue idea del ingeniero Juan Bautista Antonelli por el año 1585, la manera de concebirlo es en forma de polígono no regular erigido sobre un peñón. Una de sus características es que tiene zonas de más de 60 pies de altura, con construcción de piedra y donde el acceso no es para nada simple.

Su función principal era la protección de la bahía de La Habana del ataque de corsarios y piratas, al igual que el Castillo de San Salvador de la Punta, cuyas construcciones iniciaron en la misma época.

Desde el punto de vista arquitectónico tiene características únicas que lo convierten en una inigualable fortaleza militar. Se caracteriza por entrar hacia el gua con un ángulo agudo y varias cortinas que se abren y escalona con dimensiones diferentes.

En sus áreas interiores existe comunicación entre ellas, y al frente del Castillo hay un foso, el glasis, la contraescarpa y otros elementos que le permitían mayor seguridad para la defensa en el exterior.

En el castillo se encuentran evidencias de las historias de corsarios y piratas, y destaca como atractivo subir al faro o disfrutar el paisaje desde el Balcón de la Reina.

Otra muestra interesante es la Exposición Los Grandes Viajes, en ella se muestran las más significativas expediciones marítimas que España y Portugal realizaron en los siglos XV y XVI.

El Faro, junto al Castillo de los Tres Reyes del Morro, ha devenido símbolo imperecedero de La Habana. Luego de iniciarse la restauración en 1986, el Castillo pasó a integrar, junto con la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, el Parque Histórico Militar Morro-Cabaña.

La Fortaleza de San Carlos de la Cabaña

Por su parte la Fortaleza San Carlos de la Cabaña es un complejo militar construido entre los años 1763 y 1774 bajo la dirección del ingeniero militar Silvestre.

Su ubicación en la entrada de la bahía de La Habana sirvió en su momento para defender la isla de ataques de enemigos. Lleva su nombre en honor al rey Carlos III, es una de las más grandes construcciones hechas por los españoles en América y también una de las fortalezas más grandes que se encuentra en todo el continente americano.

La posición estratégica de la fortaleza, su cercanía con el Morro, y los más de 700 metros de muralla, la convirtieron en la mayor de la isla y la primera de América de su tipo.

Poseía una capacidad militar muy grande y su armamento era bien eficiente. Se estima que para 1859 contaba con 120 cañones y obuses de bronce de diferentes calibres. En 1863 el equipamiento militar llegó a alcanzar las 245 piezas de artillería, además de otras armas ligeras de corto alcance.

Algo que ha hecho trascender la historia de esa edificación es que durante las luchas independentistas cubanas del siglo XIX muchos patriotas, entre ellos el actual Héroe Nacional José Martí, fueron prisioneros detrás de esas rejas y muchos también fueron asesinados en el Foso de los Laureles.

Esta fortaleza tiene dentro de su diseño arquitectónico el cuerpo principal que lo componen dos semibaluartes extremos que son el de San Lorenzo y el de San Francisco. Posee además un baluarte central que es el de San Ambrosio, todos unidos por cortinas hacia tierra.

La parte que se proyecta hacia el puerto tiene una escarpa maciza y un colosal foso lo rodea por tierra. En la portada tiene un vano en forma de arco tapiado con columnas adosadas.

En su interior hay está a escala monumental la plaza de armas, los cuarteles, las rampas y las calles de circulación para las tropas.

Los trabajos de restauración de la fortificación se iniciaron 1986 y culminaron en 1992. Entonces se abrieron el Museo de Armas, el Museo de la Comandancia del Che y un Museo Monográfico, que describe la historia de la fortaleza.

Además, desde entonces, sus espacios han acogido eventos culturales de gran importancia como la Bienal de Artes Plásticas de La Habana y la Feria Internacional del Libro.

Preserva una de las tradiciones habaneras más relevantes: el cañonazo de las nueve, el cual anunciaba la hora del cierre de las murallas. Presenciar la ceremonia con soldados vestidos al estilo del siglo XVIII, es en la actualidad una de las actividades más atractivas y gustadas por el público.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.