El período entre guerras

El periodo entre guerras
El periodo entre guerras

Apuntes sobre el período entre guerras

Si se estudia con detenimiento el momento histórico que transcurre en el periodo entre guerras, llama poderosamente la atención el desarrollo del modo de producción monopolista en Cuba. El número de fábricas de azúcar se redujo de 1190 en el año 1878 a 500 en el año 1895. No obstante, la producción de azúcar creció de 597.000 toneladas en 1878 a más de un millón en 1895. Esto se explica por el hecho de que los pequeños y viejos ingenios se transformaron en grandes centrales azucareros con maquinarias y técnicas modernas. Los nuevos centrales contribuyeron al desarrollo del transporte y las comunicaciones, lo que redujo el aislamiento localista. Los nuevos centrales necesitaban más caña, por lo que se incrementan los latifundios cañeros. Los hacendados de Las Villas, Camagüey y Oriente no pueden competir con los hacendados de Occidente debido a las pérdidas sufridas por estos en la guerra. De esta forma se arruinaron y vendieron sus fábricas y tierras y se convirtieron en colonos. Entre 1878 y 1895 los Estados Unidos hacen importantes inversiones en Cuba, principalmente en el azúcar, la minería y el tabaco. En 1895 sus inversiones ascendieron a 50 millones de pesos. También en esta etapa Estados Unidos intensificó su control comercial sobre Cuba. Como consecuencia de la guerra y de las transformaciones económicas que exigían mano de obra calificada, España decreta la abolición de la esclavitud en 1886. La abolición de la esclavitud provocó el aumento del proletariado nacional. En 1892 se celebró en Cuba el I Congreso Regional Obrero donde se abordaron demandas económicas, pero también se planteó el derecho de los obreros a luchar por la independencia. Desde el exilio los obreros cubanos serían el sostén principal de la próxima etapa de lucha.

El período entre guerras y la situación en Cuba

A partir de la firma de los acuerdos del Pacto del Zanjón surgen en Cuba dos partidos políticos fundamentales: El Partido Liberal (Autonomista) – compuesto principalmente por cubanos ricos – y el Partido Unión Constitucional, formado en su mayoría por propietarios españoles. Durante esta etapa se produjeron cambios que acentuaron la estructura colonial, la deformación económica y la dependencia del exterior. Todo esto exigía la necesidad de una guerra de liberación nacional. Dentro del período entre guerras, exactamente entre los años 1879 y 1880 se desarrolla la Guerra Chiquita. Esta gesta fue preparada por Calixto García al frente del Comité Revolucionario Cubano de Nueva York. Se sumaron dentro de Cuba Quintín Banderas, José Maceo y otros. Aunque esta guerra fracasó por su deficiente preparación, por la falta de ayuda exterior, por la llegada tardía de Calixto García y por la ausencia de Gómez y Maceo, no obstante, se evidenció la vigencia del ideal independentista cubano. Este fracaso sirvió de lección a los cubanos. Otro intento de reanudar la lucha durante esta etapa fue el frustrado Plan Gómez-Maceo, que consistió en una conspiración dirigida por estos héroes desde el exterior con el objetivo de dar continuidad a la lucha. Este plan también fracasó por una serie de factores organizativos y la incapacidad de articular las acciones con un movimiento de más amplio y unido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.