La Plaza Mayor de Trinidad

0
701
La Plaza Mayor de Trinidad
La Plaza Mayor de Trinidad

Generalidades sobre La Plaza Mayor de Trinidad

Rodeada por notables residencias, la Plaza Mayor de Trinidad ha llegado a la actualidad tal y como fuera configurada a mediados del siglo XIX al inaugurarse el parque de recreo (1856 – 1857). La conservación del ambiente urbano refrenda el sentido del tiempo, lugar y autenticidad de tan notable sitio. Desde los primeros años de urbanización de la Villa comienza a delinearse este espacio como plaza. La Antigua Parroquial Mayor es quien la jerarquiza y se denomina tempranamente como Plaza de la Iglesia. Es a partir del año 1700 que se comienza a construir a su alrededor las casas de las más importantes familias de la ciudad, pero aún en estos momentos es un área sin pavimentar y de difícil topografía.

Características constructivas de La Plaza Mayor de Trinidad

La Plaza Mayor de Trinidad está compuesta por cuatro rectángulos simétricos para la jardinería y el resto del área pavimentada con la llamada “Loza Bremesa”. Dos calles se cortan perpendicularmente y en el centro se origina un espacio circular con un pedestal que sostiene una escultura de mármol de la musa Terpsícore. Un enrejado proveniente de norteamérica cierra los accesos y dos galgos fundidos en hierro, provenientes de la Quinta de San Justo Germán Cantero, escoltan la entrada de la plaza. Aquí se hace alusión a los dos grandes aljibes construidos en las partes más elevadas de la plaza hacia el año1868, con el objetivo de garantizar el agua de la ciudad y que aún se encuentran en perfecto estado de conservación.

La Plaza Mayor de Trinidad y algunos datos relevantes

En tiempos primitivos existió en la Plaza Mayor de Trinidad una enorme cruz. En el año 1812 se erigió una estatua de la justicia y se le llamó Plaza de la Constitución. Restablecido el absolutismo en España, la estatua fue retirada. Durante las primeras décadas del año 1800 comienza un proceso corto e intenso de reedificación en las casas que la rodeaban y va a aumentar su importancia hasta ser inaugurada el 26 de marzo del año 1857 como “Plaza de Recreo” o Plaza Serrano debido al gobernador que patrocinó la construcción y el cual definió su aspecto actual. El trabajo fue responsabilidad del Ingeniero Julio Sagebien y Delgado y del trinitario Julio Bastida. En el año 1925 se le denominó también como parque Martí, al ser colocado sobre el pedestal central un busto del insigne apóstol.