Las religiones en Cuba

Las religiones en Cuba
Las religiones en Cuba

Las religiones en Cuba y su historia

Luego del triunfo revolucionario de 1959 las religiones en Cuba se vieron restringidas en sus formas de expresión y su práctica religiosa. Todo esto se manifestó de forma directa en la persecución de muchos católicos en universidades y en centros trabajos. Ante tal coyuntura muchos creyentes decidieron ocultar su fe. Para 1971 la Arquidiócesis de La Habana informó solamente 7000 bautismos, lo cual en 1989 aumentó a 27.609 y en 1991 a 33.569. La década de 1970 mostró mejorías en la relación entre el gobierno y las instituciones religiosas. En 1976 el Estado cubano concede a los ciudadanos cubanos la libertad religiosa, con algunas restricciones, pero no fue hasta 1992 que se modificó la Constitución para permitir la total libertad religiosa. El Papa Juan Pablo II realizó una histórica visita a la isla, en enero de 1998, invitado por el Gobierno cubano y la Iglesia Católica y el 20 de octubre de 2008 se inauguró la primera iglesia ortodoxa en Cuba a través de una ceremonia en la que participó Raúl Castro.

Las religiones en Cuba y sus particularidades

Cuba se constituye en el hogar de una gran variedad de religiones. Según expresan algunas estadísticas sobre las religiones en Cuba, el 60 por ciento de los cubanos profesa la religión católica, el 24 por ciento no es religioso, el 11 por ciento se identifica con las creencias africanas y el 6 por ciento se corresponde a los grupos protestantes y a otros cristianos. Como se puede apreciar, la mayor de las Antillas se presenta como un país mayoritariamente católico. No obstante, este catolicismo está muy modificado e influido por el sincretismo religioso. Una creencia sincrética muy común es la Santería, que fue traída a la isla por los esclavos procedentes de África y se extendió a las islas vecinas. Por otra parte, también se pueden destacar las iglesias Protestantes que comprenden a los bautistas, los pentecostales, los testigos de Jehová, los Adventistas del Séptimo Día, los presbiterianos, los anglicanos, los episcopales, los metodistas, la Sociedad Religiosa de los Amigos (Cuáqueros) y los luteranos. Otros grupos incluyen también a la Iglesia Ortodoxa Griega, la Iglesia Ortodoxa Rusa, los musulmanes, los Judíos, los budistas, los bahaís y La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (mormones). La Iglesia Católica se compone de la Conferencia Obispos Católicos de Cuba (COCC), la cual está liderada por Jaime Lucas Ortega y Alamino, Cardenal Arzobispo de La Habana. Cuenta con once diócesis, 56 pedidos de monjas y 24 órdenes de sacerdotes.

Las religiones en Cuba y las raíces africanas

Las raíces africanas en las religiones en Cuba datan del período comprendido entre 1801 y 1865, cuando se produce la entrada más cuantiosa de esclavos a la isla. Esto trajo como consecuencia la aparición del sincretismo religioso determinante en la cultura cubana, pues a los esclavos se les prohibía practicar su religión y se les obligaba a reverenciar a los santos católicos. De esta forma se presenta Santa Bárbara como Changó, la Virgen de la Caridad como Ochún, etc. Este tipo de práctica religiosa se agrupa en la Santería o Regla de Ocha, la cual es una religión politeísta y según la cual cada persona nace bajo la protección de un santo u orisha y al que deben reverenciar de por vida mediante sacrificios. Estos sacrificios se basan en la ofrenda de aquellos elementos que agradan al orisha. Los sacerdotes de esta religión son conocidos como santeros o santeras y la autoridad superior es el babalawo. El sacrificio mayor que realiza un practicante o creyente es consagrarse al santo mediante rituales. Esta consagración quiere decir que la persona recibirá un bautismo y por consiguiente un dictamen (ITA), en donde el santo le hace llegar consejos y orientaciones que le permite al individuo conducirse en su vida terrenal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.