Rita Longa

Rita Longa
Rita Longa

Rita Longa, importante escultora cubana, es considerada figura cimera de esta manifestación en el siglo XX

Nacida el 14 de junio de 1912, Rita Longa Aróstegui desde muy pequeña sintió una gran atracción por el fascinante mundo de la plástica, que pudo desarrollar a plenitud y con gran elegancia en la creación de sus obras. Se graduó de bachiller en 1928 y matriculó el segundo año de la Academia de San Alejandro. Aquí recibió apenas dos cursos con el profesor Juan José Sicre. Luego, durante unos pocos meses del año 1930, tomó algunas clases en el Lyceum de La Habana, con la escultora Isabel Chapotín. Rita siempre se consideró a sí misma una creadora de formación básicamente autodidacta y trató de insuflar a su obra un aire de renovación.

Rita Longa es sin dudas la figura cimera de la escultura cubana de todos los tiempos. Sus obras están emplazadas en varias ciudades de la isla; en plazas y parques, cementerios, fachadas de edificios, residencias particulares, iglesias, teatros… Son piezas perfectamente identificables, porque Rita les imprimió la marca de un estilo personalísimo, que transita con soltura por las tendencias y gustos de un siglo pródigo en movimientos artísticos. Su alto vuelo imaginativo se volcó en la representación monumental del grupo familiar de venados que se puede observar a la entrada del Parque Zoológico de La Habana; también en la famosa bailarina del internacionalmente conocido cabaret Tropicana; en la imagen de la llamada Virgen del Camino, que hoy es el símbolo del municipio capitalino de San Miguel del Padrón, o la aldea taína de Guamá, en la Ciénaga de Zapata, al sur de Matanzas y en Luyanó, (Ciudad de La Habana) la mariposa de Ciudad Libertad, por solo mencionar algunas de las más conocidas.

A lo largo de sus prolíficos 88 años de vida, la escultora participó en más de diez exposiciones colectivas en Nueva York y también en otros países de Europa y el Caribe, además de diversas muestras personales organizadas en Cuba desde fines de la década de los años 20 hasta 1997.

Las obras de Rita la hicieron merecedora de numerosos premios, galardones avalados, sobre todo, por la crítica y la admiración del público. Por su larga y exitosa carrera, que dejó plasmada en una amplia obra artística de gran calidad y belleza creadora, Rita Longa Aróstegui recibió múltiples reconocimientos, entre los que se destaca el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1995, el Premio, Gold Medal Exhibition, de la Arquitectural League de Nueva York en 1951, así como la medalla “Alejo Carpentier” en 1982 y la Orden “Félix Varela” en 1996.

Algunas obras de Rita Longa emplazadas en Cuba

Entre las principales obras de Rita Longa que pueden apreciarse, se encuentran el Busto de Martí (Central Hershey, Matanzas, 1939), Santa Rita (yeso con pátina, Iglesia de Santa Rita, 5ta. Avenida y 26, Miramar, La Habana, 1943), Ciencia y Fe ( relieve en la fachada de la antigua Liga contra el Cáncer (Hospital Oncológico), La Habana, 1946), Fuente de los mártires (Arquitecto: Honorato Colette, Paseo del Prado, La Habana, 1947), Grupo Familiar (bronce, Parque Zoológico Nacional, La Habana, 1947), Virgen del Camino (parque San Miguel del Padrón, La Habana, 1948), Musas (conjunto de 9 piezas, Teatro Payret, La Habana, 1950), Ballerina (Cabaret Tropicana, La Habana, 1950), Forma, Espacio y Luz (mármol blanco de Isla de Pinos, Museo Nacional de Bellas Artes, La Habana, 1950-1953), Muerte del cisne (piedra de capellanía, Teatro Nacional, La Habana, 1959), Aldea Taína (conjunto de 25 esculturas, piedra fundida, Centro Turístico Guamá, Ciénaga de Zapata, Matanzas, 1961-1964), El gallo de Morón (bronce, 2,5 m, Morón, Ciego de Ávila, 1982), Arabesque (Ballet de Camagüey, 1987), La leyenda de Canimao (cobre, 7 m, km. 4 de la carretera Matanzas-Varadero, Matanzas, 1995), Plaza martiana (Arquitecto: Domingo Alás, bronce, Las Tunas, 1995) y Clepsidra (cristal, Hotel Habana Libre, La Habana, 1997).

1 Comentario

  1. ¿Donde está la Clepsidra?
    Este verano he estado en Cuba y he podido visitar el hotel Habana Libre. Cual fué mi sorpresa cuando no he visto la famosa obra bajo la cúpila del hall del hotel. He de decir que he tenido el honor de conocer a Rita y su personalidad ha calado muy hondo. La obra la hemos hecho en España y estamos muy orgullosos de haber disfrutado de su compañía y amistad.
    Saludos
    Juan

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here