El triunfo revolucionario de 1959

El triunfo revolucionario de 1959
El triunfo revolucionario de 1959

Datos relevantes sobre el triunfo revolucionario de 1959

El triunfo revolucionario de 1959 tuvo lugar el mismo 1 de enero de 1959, una vez que Batista abandonó el país. Este proceso histórico de trascendental importancia para la historia de Cuba surgió como resultado de la aparición del Movimiento 26 de Julio, el cual provocó la caída del régimen dictatorial de Fulgencio Batista y permitió la llegada al poder de Fidel Castro como líder del Ejército Rebelde. En una última maniobra desesperada y patrocinada por la embajada norteamericana, el General Eulogio Cantillo intentó crear una junta cívico-militar. No obstante, Fidel Castro exhortó a la guarnición de Santiago de Cuba a que se rindiera y ordenó al pueblo a crear una huelga general, la cual apoyada masivamente por todo el país aseguró la victoria de la Revolución. Una vez instalado en el poder, el gobierno revolucionario se dio inicio al desmantelamiento del sistema político neocolonial. Para ello se disolvieron los cuerpos represivos y se garantizó a los ciudadanos el ejercicio pleno de sus derechos. La administración pública fue saneada y se confiscaron los bienes malversados. Los criminales de guerra batistianos fueron juzgados y sancionados, se eliminaron las corrompidas direcciones del movimiento obrero y se disolvieron los partidos políticos que habían servido a la tiranía.

El triunfo revolucionario de 1959 y sus primeras medidas adoptadas

El triunfo revolucionario de 1959 trajo consigo la implementación de diversas medidas de carácter popular. Con la designación como Primer Ministro, en el mes de febrero, del Comandante Fidel Castro Ruz, se imprimió un ritmo acelerado en la ejecución de todas estas medidas. En primer lugar, se aprobó una rebaja general de los alquileres, se hicieron públicas las playas para el disfrute del pueblo y se intervinieron las compañías que monopolizaban los servicios públicos. No obstante, la más sobresaliente de todas estas medidas es sin lugar a dudas la implementación de la Ley de Reforma Agraria. Esta ley fue aprobada el 17 de mayo de ese mismo año y contaba dentro de sus presupuestos con la eliminación del latifundio, al nacionalizar todas las propiedades de más de 420 hectáreas de extensión. Esta medida entregaba además la propiedad de la tierra a decenas de miles de campesinos, arrendatarios y precaristas. La aplicación de la Ley de Reforma Agraria trajo consigo la colérica respuesta de los intereses afectados. El gobierno de los Estados Unidos no ocultó nunca su disgusto por el triunfo revolucionario y por el auge de sus medidas. Esta administración, tras suscitar una malintencionada campaña de prensa contra Cuba, adoptó una política de hostigamiento sistemático contra la isla. Su claro objetivo era el de desestabilizar al país alentando y apoyando movimientos contrarrevolucionarios. Los obstáculos puestos, por el entonces presidente Manuel Urrutia, a las diferentes transformaciones revolucionarias, provocaron en julio de 1959 la renuncia de Fidel Castro a su cargo. Días después, y como consecuencia de multitudinarias manifestaciones de apoyo por parte del pueblo, Fidel regresa a su función y Urrutia renuncia como presidente para ser sustituido por Osvaldo Dorticós.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.